jueves, 6 de febrero de 2014

Colaborando con Société Perrier

Escribir, plasmar tus pensamientos e ideas que dejan de pertenecer al mundo de lo abstracto e intangible para pasar a convertirse en presentes en el mundo real. Una oportunidad para esclarecer todo lo que se pasa por tu cabeza, reflexionarlo, concentrarlo, plasmarlo y, sobretodo compartirlo.

Personalmente me hace mucho bien escribir, esa fue la verdadera razón del nacimiento de este blog, es una herramienta sanadora. Es mi manera de limpiar toda la maraña de pensamientos que se apoderan de mi mente y ordenarlos para hacerlos entendibles y consultables. Lo que mas me gusta es poder permitirme la libertad de confiar en los demás para mostrarles mi mundo interior y que me suponga un placer contar con la mirada, y el entendimiento (o no) de los demás. Por eso me supuso un autentico regalo poder escribir para Société Perrier cuatro artículos en forma de post. Una oportunidad verdaderamente interesante que aproveché para reflexionar sobre temas que me inquietaban durante ese periodo y compartir uno de mis trabajos más interesantes a través del director del corto, Luis Galán. Hablar sobre el teatro y la maravilla que supone leer las obras en papel además de verlas, reflexionar sobre porqué no existen vagones específicos para padres con hijos donde éstos estarían más cómodos, explicar mi experiencia en mi bar favorito de Madrid, el Corazón, con mi lenguaje y mis imágenes, y poder informar sobre "The Last ofThe Nights" y la filosofía de trabajo de su guionista y director; poder desarrollar esos cuatro puntos en una revista de tendencias digital del prestigio de Société Perrier,  me han hecho crecer como blogera y como persona. 

Espero que os gusten mis reflexiones, aquí os dejo los titulares linkados a las páginas.

The Last of The Nights

¿Vagones Guardería En Los Trenes?

¿Cuando fue la Ultima Vez Que Leiste Una Obra de Teatro?

Vivir en el Corazón





 Muchas gracias por la oportunidad a la gente de la revista, sobretodo a Cristina Marí Tur.

jueves, 2 de enero de 2014

“UN DÍA ME DESPIDIERON DE MI TRABAJO”


Un día me despidieron de mi trabajo. Mi jefe argumentó que estaban realizando reducción en plantilla, pero a la semana siguiente, ya me habían sustituido a mi y a mi compañera. Las personas que me habían sustituido no tenían mayor experiencia que yo ni destacaban en nada que yo no destacase. Después de meses de trabajo y aprendizaje me reemplazaron forzando un despido improcedente.  Yo me considero una trabajadora profesional, contaba con el apoyo de los clientes habituales del restaurante. Me lo había ganado. Incluso muchas de aquellas personas que conocí como clientes hoy en día forman parte de mi entorno.



El resumen objetivo de la situación es el siguiente: la empresa cuenta con un trabajador, el cual ha invertido tiempo en desarrollar sus capacidades dentro del modelo de negocio en el que se desenvuelve su actividad, de modo que el trabajador llega a ser un profesional formado para contribuir al crecimiento de su negocio. Cuando esa persona empieza a resultar válida y eficiente,  su nivel de confianza con las tareas aumenta y deja de necesitar espacio para aprender lo básico. Logra un nuevo espacio. Es el momento de la reflexión creativa. Es cuando, apoyado en lo que conoce, aparece la posibilidad de buscar mejoras que beneficien a su trabajo y, por lo tanto, a la empresa. Pues, ese momento tan importante en la vida laboral de un trabajador en la empresa pocas veces llega a darse; y puedo ponerme como ejemplo puesto que he trabajado en 3 empresas distintas en dos años y lo máximo que me han permitido estar han sido 6 meses. Justo cuando la persona está preparada para aportar una calidad de trabajo realmente interesante para la prosperidad del negocio, el ciclo se interrumpe.

Ésta es la tónica de muchas de las empresas de hoy en día, que lejos de tomar como valor añadido la experiencia de las personas y su tiempo en la empresa, optan por poner el ojo, única y exclusivamente, en el beneficio económico, poco creativo, que proporcionan los contratos de corta duración. En este nuevo período de crisis ha aumentado los tipos de contrato de duración determinada, llegando ocupar hasta el 92% del total de los contratos creados en España en 2012. Pero la creación de contratos de trabajo temporales ya se puso en boga el los 80. Desde entonces se ha establecido esta corriente que busca unos costes muy bajos, o nulos, al despedir a un trabajador con poco tiempo en la empresa y, además, evitar las altas indemnizaciones por despido.

Total, que la estrategia es ahorrar en costes y sacrificar el crecimiento sostenible del negocio y de la persona.

Si, todos sabéis de lo que hablo. Hablo de entrar a un trabajo y salir por la misma puerta sin haberlo a penas disfrutado. Y es que un trabajo se puede disfrutar, porque un trabajo sirve para algo mas que para ganar dinero. Pero para eso hace falta tiempo, un tiempo de adaptación. Las empresas deberían ofrecer una sensación de estabilidad al trabajador que le permita coger impulso para avanzar con paso firme, pero sobre todo pasos creativos que nos conduzcan a la excelencia, tanto laboral como personal. 


lunes, 23 de diciembre de 2013

Brillamos tanto...





    ...que inventamos un reflejo infinito que nos cegó eternamente










 Ciudad de las artes y las ciencas, Valencia

Bolso de mano, diseño exclusivo de Abissynia Complementos

lunes, 11 de noviembre de 2013

Ella #1

No es que hubiese dejado de creer en el amor, sencillamente había pasado a creer en que esa ilusión creada por el cerebro no volvería a producirse en ella, pues había sido lo suficientemente contaminada por una idea como para que ninguna otra, relacionada con los sentimientos por otro ser, tuviese cabida en su interior.





Con la certeza de no volver a vivir nada parecido empezó a crecer como una adulta, una más de esas autómatas guiadas por el camino hacia ninguna parte que sigue la masa, una más de esas que desayunan café por la mañana y cenan ligero para no engordar; una más de esas que agarran el metro y se compadecen de cada uno de los pasajeros que la acompañan,  una más de esas que se ven en el espejo sin mirarse por miedo a toparse con alguien desconocido, una más de esas que eligen vivir en el pasado para poder soportar el presente.





Descubrió que por la mañana se sobrevive y por la noche se vive. La oscuridad le ofrecía unas ventajas a precio asequible. Podía permitirse el lujo de ocultarlo todo, ocultar las marcas de su cara y de su corazón. Intimó con el alcohol, nuevo amigo que le proporcionaba esa dosis de evasión que requería para poder llegar a acercase al alguien sin odiarlo de antemano, y cuando digo alguien me refiero a hombres, esos seres de voz grave, aspecto despreocupado, sexo en la mirada, seguridad fabricada y un inevitable tic que consiste en tocarse el paquete para recordar que poseen la fuente de la creación humana y que, por lo tanto, poseen el poder de la vida. Esos seres  habían pasado de ser completos desconocidos en manada a libros abiertos, best sellers clásicos leídos de antemano y con crítica mediocre. Todos. Incluido su padre. Habían adquirido el don de la clonación y habían sido arrebatados de toda espontaneidad y sorpresa. “Visto uno vistos todos” se repetía. A pesar de eso, había algo en ella, una búsqueda, un reto, que no conseguía ahogar el alcohol y que la empujaba a intentar encontrar la excepción de su regla. 




Continuará...


Fotografías realizadas por  para #TheBathroomSeries en Ramses Life&Food. 
Podéis visitar su trabajo:

jueves, 31 de octubre de 2013

Ver y Oír sin Sentir



Hemos olvidado que existen grandes pasiones, historias de amor que asustan de la fuerza que pueden llegar a cobrar, decisiones locas y actos movidos por un fuego interno que no puede hacer más que escapar.  Ya no nos afecta nada, no nos conmovemos por nada, no nos movemos por nada. Nos conformamos viendo cómo, a través de películas y series, a otro le pasan las cosas que a nosotros nunca nos pasarán. Oímos en canciones historias lejanas que adoptamos para imaginar que eso podría pasarnos. Pues bien, sabed que en algún lugar hay alguien que muere de amor, que mata por amor, que sufre por amor, que se desgarra por amor, que vive por amor y que ama por amor. En algún lugar la sangre sigue corriendo por las venas. En algún lugar lo más importante para alguien es lo que le pasa a ese propio alguien con algún otro. En algún lugar la vida existe en las entrañas. En algún lugar la vida vive.  Aquí, por donde yo camino, no.



Fiesta de Halloween en Ramses Life&Food.

martes, 3 de septiembre de 2013

Anónimos y Felices

Decidimos ser anónimos después de que se nos indigestara el reconocimiento popular. 
En esta vida hay dos opciones,  buscar el reconocimiento o buscar la felicidad; dos caminos totalmente opuestos que no hacen más que chocarse, más que distanciarse. Cuando vives por y para el reconocimiento público te envuelves de juicios y prohibiciones, cargando con las consecuencias de tu pasado y adelantándote a acontecimientos futuros que te privan de disfrutar del presente. Es como vivir con un pié en cada mundo, dos mundos tan separados entre sí como irreales e inexistentes: Pasado y futuro.  La felicidad te la dan los pequeños detalles, el tomar decisiones sin miedo, disfrutando del aquí y del ahora, sin remordimientos y sin frenos absurdos. La felicidad consiste en hacer y deshacer a tu antojo, pensando en el siguiente paso que darás, no en el último que des al cruzar la meta. La meta es ficticia, hay que vivir el camino que te lleva a ella. La felicidad del anónimo está dedicada a complacerse a él mismo y al pequeño círculo que le rodea, a nadie más y a nadie menos.


Nosotros queremos caminar por la calle sin que nadie se gire, sin que nadie hable, sin que nadie conozca. Es como caminar de espaldas, es como respirar aire fresco todo el rato, de ese que te recuerda a algo pero no sabes a qué, de ese que ahora no es nada pero un día te vendrá a la cabeza sin saber qué, cuándo, dónde o quién.  Aire fresco, aire nuevo, aire sano. 




Peinados de boda, by Coco García

jueves, 25 de julio de 2013

Ambos

Ambos nos reconocimos al tiempo por nuestro hedor a rechazo y abandono. Mirábamos a través del mismo prisma cegador, ese que impide fijar la mirada y solo retrocede en el tiempo y lo filtra todo para que parezca que aquello fue de color de rosa. 
Cada uno sabía que el otro estaba perdido. Hablábamos del pasado y nos escuchábamos muy atentamente, sin opinar nunca, solo nos compadecíamos de nuestros actos, de la mala suerte y de los golpes del destino. Era como hablar con el espejo. 
Nos mirábamos con pena y esperanza, al fin y al cabo nos veíamos reflejados en la tristeza del otro, y sólo viendo avanzar a uno podía hacer que el otro moviera ficha. Nos respetamos demasiado. Nunca hablamos de lo que había entre nosotros, a pesar de tanta terapia no estaba permitido salir del pozo. No avanzábamos. 
Empezó a ser demasiado insoportable aguantar el dolor y sumarle el del otro, y ver como matábamos algo que aún no había nacido. Decidimos hacernos los ciegos y vivir en nuestra oscuridad, separados, soñando despiertos una pesadilla demasiado conocida. Decidimos separarnos. 
Nunca se habló claro de nosotros porque nunca hubo un nosotros más allá de aquellas tardes de cafés y noches de té árabe. Supongo que todo lo que nos privaba del sueño era lo único que nos mantuvo unidos tanto tiempo, tiempo que no hicimos nada, tiempo que dedicamos a palabrear sobre otros, tiempo que no nos perteneció ni nos pertenece, tiempo vacío, tiempo perdido. Tiempo que recuperaría para decirte tantas cosas que ya nunca te diré, porque estás perdido como yo, porque no serviría de nada, porque ya no importa, ni importó nunca y tiempo que volvería a perder intentando averiguar la manera de decirte que me enamoré de ti desenamorándome de otro.




viernes, 12 de julio de 2013

Ramses Presenta su Carta de Verano


El mundo de la gastronomía es un mundo apasionante, y yo lo ignoraba al igual que ignoro muchas otras cosas. Trabajar en restauración es duro y sacrificado, eso lo sabe todo el mundo, pero especialmente lo saben los que viven por y para él, y en España no son pocas.

José L.Marín entre los fogones de Bistró

Si algo he aprendido en la vida es que las cosas hay que hacerlas con pasión y si no no las hagas, y trabajando en Ramses he visto como actuar con pasión tiene su recompensa, que el éxito viene de las ganas con las que haces las cosas y que no solo son importantes el dónde te encuentres, los nombres famosos, las marcas, ni siquiera la calidad juega un papel tan importante como el equipo, ése es el verdadero corazón de una empresa. Pocos tenemos la suerte de ir al trabajo y disfrutar; yo tengo esa suerte. Mi día a día es junto a personas que les gusta lo que hacen y se nota, que son positivas y, sobretodo, que trabajan bien, y el primero en darse cuenta es el cliente. A priori parece increíble, pero hay personas que disfrutamos sirviendo a los demás; quizás no es tan raro. (Por cierto, que alguien te sirva no significa que sea tu sirviente.) Somos esas personas que nos gusta ver cómo los otros disfrutan (como al que le gusta más regalar que que le regalen), y si el otro está a gusto es que estamos haciendo algo bien. 
He conocido gente que tiene un don para esto, que sobrevivirían haciendo otra cosa pero no vivirían; están hechos para comunicarse, para transmitir, para aguantar horas y horas con una sonrisa. Obviamente también existe el tipo de personaje que detesta estar en su puesto, esa gente te la encuentras en cualquier parte, esa gente debería hacer un ejercicio de humildad y abandonar para dedicarse a otra cosa.

            
Emplatando el Royal Crab

Una de las figuras más importantes de la cocina restaurante Ramses es José Luís Marín Marugán, chef al frente de la oferta del salón. José es de esas personas que siempre ofrecen un saludo y regalan una palabra amable; yo estoy deseando entrar a la cocina a saludarle a él a todo su equipo, muy joven por cierto. Nuestro jefe de cocina, encargado de los tres espacios: Terraza, Petit y Bistró, nos convocó el pasado martes a todo el equipo de Ramses para presentarnos los nuevos platos que iban a ser incluidos en la nueva carta de verano. Los entresijos de la cocina a nuestra disposición y algunos de sus secretos compartidos con nosotros, eso da gusto. No podíamos esperar otra cosa que creatividad, calidad y sabor. José explicaba, detallaba, cocinaba y nos animaba a probar mientras todos, como niños atendíamos a esa clase magistral que estábamos recibiendo. 




¿Mi plato favorito? El ceviche de vieira de Galicia con boniato rojo y leche de tigre. Entre las novedades de la carta se encuentran el Royal Crab al natural, los berberechos cocidos al Txacolí, el buey de mar con txangurro al vino blanco, el bonito a la llama y el salmón al papillote de verduras; mucho aire mediterráneo y mucho mar para un verano caluroso en Madrid. ¿De postre? El maravilloso melocotón helado, una verdadera obra de arte para todos los sentidos, especialmente para la vista; y la torrija, un plato tradicional convertido en novedad.


Royal Crab con sus salsas y buey de mar con txangurro al vino blanco

Pulpo cocido y asado a la llama con espuma de ajada

Torrija con helado de manteca



No hace falta decir que después de atender concienzudamente, tomar apuntes y resolver dudas, el equipo procedimos a lo propio, disfrutar catando la magnífica propuesta. Para mí fue una experiencia nueva, y la novata no pudo hacer, de nuevo, más que saborear y escuchar opiniones de profesionales que, coincidieron felicitando al equipo de cocina por este gran acierto. 

Solo queda esperar a que vosotros vengáis a disfrutar de lo que supone visitar Ramses, entrar en un espacio donde se viven experiencias y se crean recuerdos.  




Salón Christine, en el espacio Bistró


Plaza de la Independencia 4, Puerta de Alcalá, Madrid.
www.Ramseslife.com 

martes, 25 de junio de 2013

¿Piensas en Grease?



Puedo escribir hasta la saciedad sobre la ley de la atracción, interiorizarla, creer en ella y compartirla con vosotros, aún así nunca conseguiré llegar a todo aquel que ya vive aferrado a la oscuridad.




Piensa positivo, eres lo que piensas.






Fotos de la acción "Grease" para el centro comercial Alegra, San Sebastián de los Reyes, Madrid.



viernes, 21 de junio de 2013

THE GLOBAL PARTY en RAMSES




Desde que entré a trabajar en el mundo de la comunicación, las causas sociales y benéficas han formado parte de mi andadura. En esta ocasión el espacio gastronómico Ramses Life se encarga de acoger THE GLOBAL PARTY, el evento benéfico más importante del mundo en la última década. Esta fiesta se celebra el próximo jueves 27 de junio en 120 ciudades del mundo a la vez y tiene como misión apoyar y crear conciencia global recaudando fondos para cientos de causas repartidas por todo el mundo.

La dinámica de recaudación consiste en realizar un donativo mínimo de 10€ por persona que se destinará íntegramente a las dos Fundaciones participantes: The Global Charity Trust y La Fundación Corazón de León. 


Para todos los asistentes, Ramses ofrecerá una cena Cocktail en su sala más exclusiva, Bistro. Otra de las acciones previstas para la recaudación de fondos consiste en celebrar un sorteo benéfico. La noche continuará con la celebración de una glamurosa fiesta en el club, donde se darán cita más de 500 personas, con la asistencia de celebrities del mundo de la moda y del cine así como aristócratas, empresarios y líderes de opinión habituales de Ramses y que apoyan la causa. 


El dinero recaudado para la Fundación Corazón de León irá destinado a un proyecto dirigido a padres de niños ingresados en Hospitales de la Comunidad de Madrid, que por falta de recursos económicos no pueden pernoctar en hostales, hoteles o viviendas. 


¡Pásalo bien ayudando a los demás!

Os esperamos allí.