domingo, 23 de enero de 2011

Sí Quiero

Bienvenidos a España, un país con preciosos parajes, y mejores, gentes edificado bajo la  tutela del incansable NO. Venimos de una dictadura que queda más cerca de lo que creemos (en la cultura del no hubiera dicho: que no queda tan lejos). Ésta estableció un lenguaje y una comunicación basada en el No. Esta cultura del negativismo que nos rodea afecta a nuestra realidad hasta límites insospechados.

Los primeros en darse cuenta de este “maravilloso” sistema son los niños. Naces, te pegan, “el niño No duerme, No come, No para de dormir, No deja de comer, No para de crecer, No crece, No camina, No habla, Que se esté quieto, Que se calle…” Un ejemplo muy claro es el anuncio de IKEA “Esto no se toca, con esto no se juega” creado por S,C,P,F. http://www.youtube.com/watch?v=Bl6aijlAJ9I También las muletillas que muchos utilizamos al final de cada frase para conseguir la aprobación de los oyentes suele ser ¿No? Bien, eso somos nosotros.


¿Para que sirve esta cultura a parte de para crear estados de animo negativos, hundir a maravillosas personas, cortar las alas a ideas, minar sentimientos y convertirnos en grises?
Antes que españoles somos seres humanos, y ¡aleluya! El ser humano tiene la capacidad de cambio. El cambio, evidente (pero no tan evidente) mente está en el Sí aplicado en la comunicación positiva que, automáticamente, provoca un estimulo diferente en los demás. El Si te hace más amable y crea un contexto de cordialidad que permite, está comprobadísimo, una mayor efectividad y mayor rendimiento en todos los aspectos.
El cambio de cultura también incide en proponer soluciones dejando los problemas en último lugar. Solemos tener iniciativas que quedan atrás por poner por delante los problemas que surgirán por el camino evitando preocupaciones innecesarias.


En nuestro dialogo interno, querernos y enviarnos mensajes positivos, potenciará nuestra autoestima y seguridad. Así mismo, nuestro comportamiento en el entorno laboral se verá afectado positivamente de manera que los imputs que lanzaremos serán favorecedores.


Este ejercicio que empieza siendo algo costoso (como el niño que empieza a lavarse los dientes y le cuesta, se olvida, lo intenta hasta que se convierte en rutina) al final se convierte en sistemático y podemos disfrutar de sus resultados.

Anillo leCarré_

3 comentarios:

  1. De acuerdo!! El NO, esta presente en nuestra sociedad. Mucho más que el SI, como tu dices. Para cambiar, tenemos que quitarnos complejos que arrastramos de hace mucho y que no nos ayudan a prosperar. Pensamos más en solucionar cosas que en crear algunas nuevas para que lo otro pase a la historia. Hay algunos que han recibido golpes peores, (y por partida doble) y parece que no les afecte. En la mentalidad y en el optimismo esta la base de ser, algun día, un poco mejores. Me gusta tu blog. Sigue asi, que aqui tendras un amigo fiel a seguir tus comentarios. Espero el SI por tu parte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu aportación, desde el anonimato me encanta saber que eres tu quien me escribe. Te anímo a que te hagas un blog y compartas con todos tu grandeza.

    ResponderEliminar
  3. lecarre.es/anillos-plata

    ResponderEliminar