domingo, 30 de enero de 2011

Teoría de las Cerezas


Todas las personas, antes de nacer, formamos parte de un racimo de cerezas y estamos acompañados de un limitado número de otras cerezas. Solemos tener entre dos, tres y, en ocasiones, hasta cuatro cerezas con nosotros, hombres y mujeres.

Las cerezas del mismo conjunto tenemos características similares y además, hemos compartido una eternidad en contacto, tocándonos, respirándonos. Estamos unidas a nuestras compañeras por un eje que nos unifica. Éste es frágil y sobretodo aleatorio haciendo que nos separemos de nuestras cerezas con diferencias tanto temporales como espaciales.

Desde que nacemos, nos pasamos la vida intentando encontrar a nuestras cerezas y, tan repartidas como difusas, no siempre conseguimos dar con ellas. Hay que ser conscientes de que no solemos recordar el número de cerezas con el que compartimos espacio y tiempo durante siglos. Esto nos mantiene, instintivamente, siempre alerta y esperando. Aún así somos capaces de reconocer a nuestras cerezas donde sea.

Una vez encontramos a nuestra cereza descansamos, y sentimos una paz interior familiar, reconocible, sabes que has acertado y agradeces. Sin embargo existen muchos tipos de continuación del cuento. Puede que, sabiendo que es tu cereza, necesites algo más. Esa sensación de esperar lo que ha de venir nace del conocimiento de que existe otra cereza que completaba tu racimo. Por lo contrario, si esa sensación no existe al encontrar a tu primera cereza es que solo estabais ambas en vuestro pequeño pero acogedor racimo.

También puede ocurrir que no seas consciente de que tus otras cerezas existen. Aquí nos encontramos ante dos posibilidades: La primera es que nunca encuentres a las demás cerezas y seas feliz con la que te has topado. La segunda es que te encuentres a tu cereza y sientas que esa persona te pertenece de algún modo. Es el momento de entender que formas parte de un todo complejo y que ahora te toca a ti decidir.

¿Cuántas cerezas tienes tú repartidas por el mundo?


   
                
Botas Fendi
 

Bolso Fendi
     

5 comentarios:

  1. i ara que ho he reviscut amb les teves paraules... ho tornaré a llegir per saborejar-les encara més!

    ResponderEliminar
  2. Em va impactar aquesta teoría y, es cert que m'ha ajudat en molts moments dificils.
    Gracies!!!

    ResponderEliminar
  3. :) es como el origen del amor
    love ya!

    ResponderEliminar
  4. ¡Exacto! Pero con la posibilidad de tener muchas mas almas gemelas, no solo dos como eran los hijos de la luna, la tierra y el sol. Aqui puedes encontrarte con tantas cerezas como erais en vuestro origen.
    ¡Un beso Eme!

    ResponderEliminar
  5. ¡Que interesante esta teoría! Me encanta Fendi.
    Gracias, yo también te sigo!
    Muchos besos
    Path
    http://fashionwithp.blogspot.com/

    ResponderEliminar