jueves, 17 de febrero de 2011

Un Día Cualquiera



La Barceloneta
 
La salida del sol, cuando hay cielo despejado, es algo digno de ver. Una luz, tenue y rosada, se posa en el mar para contagiar toda la atmósfera de una paz efímera. Este sublime ritual, del que podemos disfrutar cada día, anuncia una nueva jornada: de trabajo para algunos, de despropósitos para otros, de subsistencia en desdichados casos y de gozo para muchos; ninguno de los casos es excluyente.

En este paraje conviven gentes muy diversas. Generaciones de inmigrantes son ahora hijos del barrio, igual que lo serán mañana los que hoy llegaron.
Sus calles estrechas no dan lugar a miradas esquivas, aquí hay cara a cara, aquí hay saludos cordiales. Todos se conocen y todos saben todo, aunque cada vez menos, eso es cierto.

Este barrio pescador enciende cada día un engranaje vital para el desarrollo de su multitud. Movimiento, mucho movimiento vital desde primera hora. Carros de la compra, bolsas de ropa que protegen como un tesoro el pan de la casa, cafés llenos de madres que dejaron a sus críos y paradas improvisadas de fruta y pescado.

Caminar por estos laberintos no te deja indiferente. Te invaden olores frescos, que cortan momentáneamente los coches que cruzan esas calles: vehículos que se saben intrusos y actúan con cautela; no son bien recibidos aquí.

La mañana, casi siempre soleada, te provoca una sonrisa de natural que se encarga de mantener cada uno de los personajes que te encuentres por el camino; asombrosamente mantienen perpetua una sonrisa contagiosa.

El camino del sol determina el fin de día, dando así paso a la noche, pero eso es otra história. 

La Barceloneta
  


2 comentarios:

  1. De los pocos, sitios dentro de la ciudad, en los que la gente todavía dice que va a Barcelona cuando va más allá del la plaza Palacio.

    Un texto entrañable.

    ResponderEliminar
  2. Estoy encantado de haberte encontrado gracias a BookTrendyGirl!
    Quiero darme un largo paseo por tus entradas (cuando pasen examenes y trabajos, ya queda menos).
    Un beso y gracias!

    ResponderEliminar