viernes, 26 de agosto de 2011

Su No Vida

Hace ya cinco días que veo como muere un vagabundo poco a poco, o más bien rápido. Día tras día paso por Vía Layetana con Calle Condal, y delante del antiguo cine, justo al lado del bingo un hombre convertido en despojo deja pasar su vida mientras todos los que pasan y le ven, siguen con la suya. Su imagen es repulsiva, pero también muy muy triste. Su ropa son harapos sucios, su piel curtida adquiere siempre un tono rojizo fácilmente identificable y su único y fiel acompañante es un cartón de vino desgastado.

Nosotros, los afortunados que viajamos en nuestras motos y coches semi nuevos, los que vamos o venimos de nuestros trabajos, los que pasamos para ir de compras, a comer o a ver a nuestros seres queridos, nosotros, evitamos mirarle a los ojos. Algunos se compadecen de su desgracia, otros creen que se lo tiene merecido, pocos sienten asco y le critican, pero ¿Quién hace algo?

El cambio tiene que estar en uno mismo pero, ¿Qué pasa con esa gente que no es capaz de encauzar su vida? En todo este tiempo, ¿nadie se ha dado cuenta de la desgracia de este hombre y ha procurado por que cambie su situación? Mi pregunta es, ¿qué se hace en estos casos, a quien debemos avisar? Por lo menos debería movernos algo por dentro y luchar por lo nuestro, además de apreciar más la suerte que tenemos de tener una vida tan fácil y cómoda.


Foto de Esteban Torres

Esteban Torres: http://365meandi.tumblr.com/

5 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo! aunque reconozco que yo soy de las que evito mirar a los ojos a esas personas indefensas.

    L.

    ResponderEliminar
  2. Al final te acabas dando cuenta de que, simplemente, es SU elección y NADIE puede decidir por él.

    Hablar de adicciones siempre es fácil para los que no están al otro lado: en el de la lucha contínua por querer cambiar la vida del adicto o en el lado del propio adicto: el de la lucha contínua por dejar algo que es tu muleta y sin lo que no puedes vivir. Hablar de adicciones es muy fácil cuando no te consumen (siendo adicto o familiar directo)

    Siempre pensamos: "yo haría..." y nos creemos que somos los mejores y que, si estuviéramos en el lugar de otro, seríamos mejor que esa persona y lo solucionaríamos todo.

    Eso sí, no nos damos cuenta de que no somos los encargados de solucionar los problemas de los demás, sino los nuestros.

    Soy familiar directo de alcohólico y sé de lo que hablo y, la verdad, me molestan soberanamente este tipo de comentarios como 'se lo ha buscado', o 'dónde está su familia?'.

    Me dan muchísima rabia este tipo de comentarios de gente que comenta su opinión para sentar cátedra.... y no se dan cuenta de que esto es una enfermedad tipificada por la OMS que afecta tanto al enfermo, como a tooooda su familia, especialmente a los que conviven en el núcleo familiar.

    Comento anónimamente porque en mi caso, soy hij@ de Alcohólico y sé de lo que hablo pero como esta enfermedad sigue siendo una lacra y algo mal visto, no puedo dejar mi nombre.

    Deberíamos fijarnos en EEUU para estas cosas y no para las tonterías de siempre. ;)

    ResponderEliminar
  3. Vivimos deprisa sin mirar a los demás. Hacemos la vista gorda a muchos y graves problemas de nuestro alrededor. " Como a mi no me afecta". Es lo fácil. Has abierto un gran tema de debate Teresa, y te animo a profundizar en el. Endavant!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias al primer anónimo por su sinceridad, por sus palabras y por compartir con nosotros un pedacito de su experiencia. Daré más vueltas al tema e intentaré plasmar alguna otra relfexión, gracias por los ánimos.

    Seguir escribiendome porfavor, me encanta.

    T

    ResponderEliminar
  5. hola !
    Yo diría la misma cosa que el primer comentario de "las tardes de cafe"...es una pena pero soy de esas que no mira a los ojos a estas personas...
    Pero tengo conciencia de la suerte que tengo por vivir "del otro lado", mi vida muy comoda...

    besito

    ResponderEliminar