martes, 6 de septiembre de 2011

Pedralbes Vs. Raval


Cuando eres pequeño, de repente, vives uno de esos días que se te quedarán marcados para toda la eternidad. Ese es el día en que te das cuenta de que existe una réplica exacta de tu realidad ahí fuera, pero totalmente diferente a la tuya. Evidentemente, esta reflexión no surge de pequeño, lo que tú ves es que otro niño, aparentemente igual que tu, vive, por alguna razón especial, mejor que tu.

Aunque no lo parece, porque ella tiene poder, en Barcelona conviven Villarriba y Villabajo y cuando digo conviven quiero decir que coexisten, que habitan la misma tierra llamada Barcelona porque, en realidad, esos dos mundos raramente se cruzan. Para dejarnos de eufemismos, por si geográficamente no había quedado demasiado claro ya, hablamos de (empezando por los de arriba y —no es casualidad—) el barrio de Sarriá y Pedralbes contra lo que viene siendo los barrios bajos: Raval, Gótico y Barceloneta. Lo que hay en medio, es una masa no crítica, un batiburrillo de gente sin prejuicios, un vaivén de turistas, en fin, todo lo demás.




La batalla es abstracta, pero existe. No voy a negar que la inmigración juega un papel importante en la diferenciación, a primera vista, entre ambos lados de la ciudad. Mientras arriba, además de tener casazas caras que siguen contando con portero, disponer de la élite en servicios privados—como médicos, gimnasios, escuelas, universidades, etc.—, se visten cada día de domingo, abandonan su fuerte para irse a esquiar en invierno a Puigcerdà o en verano a países impronunciables; los de abajo ni se imaginan que podrían necesitar esos lujos. Estos últimos cuentan cada moneda para hacer malabarismos con los gastos de la compra, la luz, el agua y los libros del cole, entre otros. Los de abajo hacen colas infinitas para todo, para entrar a urgencias, para acceder a la mejor escuela del barrio, para comprar en el súper más barato, para tirarse del tobogán, para entrar en el casal, para apuntarse al club pero, eso si, nunca para salir del barrio. A estos, les han ido quitando poco a poco las tiendas de toda la vida—el colmado, el rápido, la cooperativa, la plaza— para sustituirlos por cincuenta mil tiendas de fruta barata, supers carísimos, locutorios de todas las etnias y ropa china; sin embargo arriba, siguen gozando de sus tiendas de toda la vida con sus tenderos de toda la vida. Classic.





La diferencia más notable entre ambos polos es que unos invierten un pedacito de sus fortunas en mostrar que se interesan por los más desfavorecidos— y se hacen socios de Intermón—, aún así, bajar de la Diagonal les sigue dando reparo. En cambio los otros, viviendo las necesidades mucho más de cerca, dan lo que pueden de lo que tienen. Aún recuerdo las celebraciones de mi escuela: el día del Domund, el día de traer comida para el comedor social del barrio, el día de ir a visitar al Cotoléngo, el día de traer la ropa que no te pones para la casa de acogida y, lo que más me gustaba, el día de la igualdad, donde venían niños de todas las escuelas de monjas y nos convertíamos en una pesebre viviente patrocinado por Beneton.

Me consuela, o me desconsuela, que estas grandes diferencias son equiparables a cualquier barrio pobre y barrio rico de cualquier ciudad de España. Seguro. Que pena.

12 comentarios:

  1. Tienes un don para escribir. (CCh)

    ResponderEliminar
  2. curioso k las fotos no sean ni de pedrables, sarria, ni gotico ni raval ni barceloneta xD

    ResponderEliminar
  3. Por el título pensé que ibas a describir lo guay que hay en vivir en una zona u en la otra. Al final, una nota para aclarar que las clases sociales son meras constantes que en este caso, sirven para tu nostalgia.

    ResponderEliminar
  4. En cierto modo estoy en desacuerdo con lo escrito, no en el fondo pero sí en algunas partes.

    Para ver la esencia de lo que eran los barrios de Barcelona antiguamente, sólo nos queda eso, subir a Pedralbes y Sarrià o irnos a zonas de "villabajo" pero no las nombradas, si no a Horta, Sant Andreu o Poblenou. Quizá también Barceloneta, pero en menor grado.

    El turismo y la inmigración han cambiado mucho a Barcelona. Ejemplos de esto son el Raval y la Barceloneta. El primero ya no es lo que era, sigue siendo un barrio pobre pero cada vez se renueva más, tiene más locales de ambiente, más oferta lúdica y de restauración, locales para artistas, etc... El segundo sí ha quedado más tradicional, con calles donde negocios familiares siguen abriendo, pero se ha transformado hacia el turismo de guiri borracho, subiendo precios y cambiando la oferta y los productos de siempre. Ya no es un barrio de pescadores.

    De todas formas, la parte pija de la ciudad tiene poco para disfrutar. Barcelona ahora es el Born y el Eixample, siguen teniendo cierto aire histórico, se han transformado poco, pero por el propio hecho de que siempre han sido los barrios más abiertos y tradicionalmente más arraigados en la "barcelonidad"; el Eixample por ser el ejemplo de la nueva Barcelona, del crecimiento y apertura al mundo exterior y el Born por la historia, por la cultura y últimamente por ser el destino cool de preferencia en la ciudad.

    En resumen; la gente que duerme por encima de la Diagonal, sale a disfrutar por debajo de ella. Al final, acaban teniendo un dormitorio... Sí, con portero, piscina y césped rodeando la finca/comunidad, pero poco más.

    PD: Un vecino del Born :P

    ResponderEliminar
  5. Para nada estoy de acuerdo, entiendo lo que estas queriendo decir pero no está claro ni veo correcto el enfoque!, las clases sociales no se marcan solo por donde vives sino de donde vienes..., esta claro que hay una renta per capita que nos da datos pero no son totales! A parte que la realidad de la zona que se denomina baja no es la realidad que se comenta ....

    ResponderEliminar
  6. me gusta como escribes! :)
    y bueno, opino q creo q es una buena reflexion!
    hablamos!

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por comentar.

    Mi blog no es la Biblia y, desde luego, lo que escribo no va a misa. Es mi punto de vista, mi historia, mi cuento, mi reflexión. Gracias por compartir la vuestra.

    *Corregido ;)

    ResponderEliminar
  8. Soy de barrio, nací y crecí en un barrio pescador donde sus vecinos, a pesar de estar a 15 minutos del centro a pie, cuando van a la Plaza Catalunya van a Barcelona.

    Si miramos más allá de lo que se considera "cool", veremos personas que sobreviven. Familias de mas de 5 mienbros que habitan pisos de poco mas de 30 metros cuadrados, sin ascensor, con escaleras altas y estrechas. Abuelitas con problemas para subir y bajar esas escaleras, que tienen que pasar el mes con pensiones paupérrimas, eso si, rodeadas de comercios super cool y con el pan por las nubes, supongo que los que tienen una visión idealizada de estos barrios, acabaran comprando esos pisos, los transformaran y fardaran, aunque lo mas probable es que algun espculador esté esperando que la abuela la palme para alquilarlo por dias a los guiris y gananarse una pasta.

    Ya no conozco a mis vecinos, cada dia son de una nacionalidad diferente. Está muy bien la diversidad, pero la realidad va más allá de las dos calles con bares de ambiente y cocinas de autor. El paro, las familias desestructuradas, los ancianos con pocos recursos y otras cositas difíciles de mirar, ¿Donde creeis que tienen fijada su residencia?.

    Necesitamos mas conciencia social y menos de notas de sociedad.

    ResponderEliminar
  9. Miradas cosmopolitas vs. miradas suburbanas, realidades que se mezclan y conviven en esta maravillosa ciudad.

    Muy interesante el post, está bien pararse a pensar en todos los matices que nos brinda nuestro entorno más inmediato. Cuesta ponerse en la piel del otro cuando has estado sometido a un único ambiente, ya sea el de villarriba o villabajo (ambos con sus ventajas e inconvenientes).

    Gracias por generar este pequeño debate.

    ResponderEliminar
  10. Pedralbes tiene una bonita historia y un increíble patrimonio histórico... Enhorabuena por la reflexión que planetas en el post

    ResponderEliminar