viernes, 25 de noviembre de 2011

Mi Luz

La luz que me guía tiene nombre y apellidos. Me susurra al oído que me quiera, que soy especial, que tengo ángel y que me merezco lo mejor. Mi luz no sólo me ilumina, también me empuja a que sea yo la que dibuje mi camino, ella solo me acompaña. Me da calor rojo, abrazos de terciopelo y me hace cosquillas con sus pestañas de nubes, pero nunca me ciega.

Reconocerás tu luz en los momentos más amargos, esos que cubren de cenizas tus sonrisas hasta la saciedad. Lo que te hace salir de ahí, lo que necesitas para seguir caminando, lo que te hace avanzar y recuperarte, eso es tu luz. Te sentirás cuando ella te haga brillar y sentirás que tienes algo tan fuerte dentro de ti que merece ser cuidado. El regalo más grande que tendrás en la vida es esa luz a la que te agarras cuando necesitas ser sostenido, esa en la que confías, la que nunca te fallará y la que te hace ser tu, cada vez más grande, más libre, más capaz, más, más, más.







Fotografía: Max Adam

No hay comentarios:

Publicar un comentario