martes, 31 de enero de 2012

Abre los Ojos

Hay que estar atento, hay que estar muy atento, muy consciente, muy presente para disfrutar del viaje de la vida, porque mientras ocurre podemos perdernos.

Fue un regalo inesperado, partimos de orígenes distintos e impuestos ¿Por quién? No se sabe. Unos le llaman Dios, otros Destino, otros Suerte y muchos otros no saben no contestan.

Nuestro camino es tan largo como corto nos pueda resultar por los acontecimientos que lo forman. La mayoría son sorpresa, por eso hay que estar atentos, porque si te despistas te los pierdes. Te pierdes la vida. Te pierdes el jugo, las pepitas, la corteza y dejas de saborear el momento. Se te escapan los detalles que crean la historia inolvidable.

Avanzamos inevitablemente, pero con la certeza de sabernos observadores insaciables en busca de la verdad de nuestro paso por esta tierra inerte. Somos exploradores de momentos, cazadores de experiencias. Alquimistas de la vida. Mercenarios de sentimientos.


viernes, 27 de enero de 2012

Lo que el Dolor Esconde

- Hola a todos, soy el cerebro. No estoy bien, me preocupa mucho una cosa en concreto. Mañana no quiero ir a trabajar, pero se que debo, al fin y la cabo es mi obligación. Estoy en una encrucijada y necesito una solución. ¿Alguien me ayuda?

- Hola, soy el cuerpo y te etiendo perfectamente. Tengo la solución. Voy a hacer que te duela mucho la espalda para que no te sientas culpable y tengas una justificación para tener que ir al médico o quedarte en casa y así no ir a trabajar. ¿Qué te parece? ¿Te sirve?

- Gracias cuerpo, que haría yo sin tí. Me parece estupendo, así será tu culpa que yo no pueda ir, porque mi intención era continuar con mi rutina pero el dolor me lo ha impedido. Así será, el dolor tapará la verdadera razón de porqué realmente no quiero ir a trabajar. Acabaré creyendo realmente que me duele y dejaré de profundizar realmente en lo que me pasa más allá.

Y así con todo.  

miércoles, 25 de enero de 2012

La Resurrección de Mis Fantasmas

El: - No vivas aferrada demasiado tiempo al pasado.

Ella: -Yo no vivo de lo que tuve en el pasado. No significa que quiera eso ahora, si no que me quedaría allí, para siempre.

El: - Lo sé, lo he visto cada vez que he estado contigo. Por eso me empeño en querer que salgas de ahí. Veo en ti tanto que me sabe mal… Porque te pierdes mucho mundo, pero lo peor es que el mundo se pierde mucha tú.




Conversaciones que te alargan la vida.

Imagen del videoclip de Carlos Ann: Calle Matanzas.

martes, 24 de enero de 2012

Mi Amante Amigo

Tengo un tesoro que andaba escondido y vino a encontrarme. Me tocó la lotería sin comprar el boleto hace ya mucho tiempo, y aún conservo mi premio, gracias a él. Descubrí los matices de la palabra amor y aún ando descubriendo sus etapas. Me enseñó que lo fácil está bien, pero que todo es mucho más gratificante si hay trabajo detrás. Me mostró otro nivel de existencia, otra manera de hacer, de ver, de conseguir las cosas en la vida. Aprecié la sencillez, la humildad, que lo poco puede o debe ser mucho, y le di importancia a perseverar, y a pensar en el futuro cuidando el presente. Pero de verdad.





 

sábado, 21 de enero de 2012

Inevitablemente Cambio



Cuán ingenuos fuimos un día. Qué lindo fue aquel niño que cuestionaba todo, que se asombraba por todo, que no había caído aún en la rutina aún. Qué maravillosos aquellos años de amor incondicional, de preocupaciones veloces y de ilusión descontrolada, vivimos protegidos de todo lo que iba a ser nuestra cotidianidad madura. Qué curioso optimismo nos inducía siempre a verlo todo bien, a reír, incluso los días de lluvia eran especiales porque podíamos jugar dentro y dentro significaba nuevo, y nuevo que cada día era interesante y diferente. Qué bonito era cuando todo no significaba nada y la nada podía serlo todo, y la pequeña escala era nuestro baremo.

No sé exactamente en qué momento cambió todo, seguro que vosotros tampoco. Supongo que todo fue gradual, que dejamos de tener privilegios poco a poco para hacer menos traumático el paso del verano al invierno. Supongo que tuvimos una primavera, más o menos duradera, que nos hizo comprender que ya nada iba a ser igual. Sinceramente creo que aún estoy ahí, entre flores y lluvias, entre risas y llantos, dándome cuenta que algo muy gordo ha de venir. No se acerca, me acerco.

miércoles, 18 de enero de 2012

La Vida Pesa



27.643.825 millones de razones hemos creado para huir de nuestro destino perpetuo. Nos hemos empeñado en ver más allá, en crear realidades paralelas, en emborronar a toda costa un final escrito previamente, en escapar. Nos hemos creído Dios. Hemos pretendido ser amados, perfectos, inmortales, ricos, delgados, todo para fuera, todo regido por nuestro ego. Que la vida no es un lugar justo lo sabemos ya desde que supimos que los Reyes Magos siempre estuvieron demasiado cerca, y está bien saber que el día a día es una lucha por no caer, por no ser estafados, un eterno tirón para poder seguir sonriendo de verdad, sin miedo.

Tu papel en la vida es tan simple como tú lo quieras interpretar. Naces, vives, envejeces y mueres ¿Te parece poco?  Sinceramente, me gustaría oír que no. Me gustaría oír que vas a vivir tu larga vida entre ilusiones y proyectos, que tu tiempo va a ser oro que inviertas o regales en busca de la felicidad. Que el respeto— hacia ti, hacia los demás y hacia el planeta— es tu valor fundamental, y que la aceptación es esa traviesa compañera que a veces te visita. También quiero que me digas que la única droga que necesitas es el amor, porfavor. Pero más que oírlo quiero verlo. Quiero ver un entorno que valora lo que tiene y que sabe lo que quiere, y que nos rodeemos de gente positiva que nos haga crecer hacia delante y no hacia atrás, caminando juntos a un futuro mejor.
Para Que no se quede en palabrería, actuemos.



Ilustración por Carlos Sadness

domingo, 15 de enero de 2012

Te Reconozco

Vosotros estáis hechos de lo mismo que yo. Vinisteis impulsados por la madre de la ilusión y os acompañaba la esperanza en una mano y la confianza en la otra. Cogisteis todas las ganas que guardabais en un rebosante cajón desde pequeños, acallasteis bocas venenosas y os lanzasteis al vacío. Arrinconasteis el miedo y decidisteis soñar que la realidad puede convertirse en lo que siempre has deseado. Entrasteis por la puerta, curiosos y expectantes, inspirasteis esperanza y suspirasteis alivio. Salieron los niños que tanto gritaban ahí dentro y los empujasteis a jugar libres. Jugamos todos, experimentamos qué es ser yo, y aquí estamos, viviéndonos los unos a los otros.

Os miro como a mi, y reconozco que me hacéis falta cuando mi yo no está suficientemente presente. Cuando estoy triste, aparece María con su alegría, sus abrazos y sus sonrisas. Cuando estoy concentrada Oliver despierta a mi niña, y me hace jugar y olvidarme de que estoy en una clase, que esto es serio y que la gente nos mira hacer el payaso. Si quiero paz busco a Jenny, si necesito crecer, en todos los sentidos, acudo a Ander, si tengo que recuperar fuerzas miro a Patricia, si pierdo mi lado misterioso ahí esta Claudia, mi punto de madurez lo tiene Astrid, y si me quiero deshacer de él voy donde Julia. Si debo ser estricta confío en Carmen, para sacar mi delicadeza me fijo en Pedro, el arte lo encuentro en César, la tranquilidad en Sara, la serenidad en Clara y para sacar mi lado pillo ahí está Paula. Si tengo que sacar mi parte de superación ahí están Axel y Carlos R. y mi otro Carlos está para cuando tiene que estallar la retorcida.También suelo necesitar mi parte dedicada el trabajo, para eso esta Piero, para recordarme la constancia. Tamara es mi belleza,la admiración la saco de Guiomar y la dulzura de Irene. Y qué decir de Vanesa, sus ojos dan vida, ya lo sabéis.

Me cautiváis con vuestras mil caras que me sirven de espejo. Todos tenéis partes de mí que se sincronizan cuando conectamos en nuestra particular caja de Pandora. Formamos un perfecto arco iris de sentidos que solo sale bajo la lluvia y el sol, que son Munia y Alberto. De vosotros estoy hecha y en vosotros me inspiro, porque tenemos la misma meta, porque hemos sido lo suficientemente valientes como para elegir este camino.

 “Os reconozco, yo soy como vosotros”.



jueves, 12 de enero de 2012

Recuerdos Transparentes

Dame, solo, tiempo para leer todos los recuerdos que congelé en una nevera sin puertas protagonista del salón. Déjame enseñarte las marcas que no tengo de los besos que no diste y justificarme de las mentiras que no tuve que decirte.

Voy a contarte el cuento de una historia que no existe. Yo quería escribirla a mi manera, pero tú, en un arrebato de moralidad sobreactuada, me echaste en cara la poca conciencia que demostraba con mis torpes actos. Nos quedamos sin nada que mantuviese con sentido nuestro solsticio de engaño. Pasamos página sin saber que sería tan transparente que dolería. Cerraba los ojos para no olerte y te esquivaba tanto que sólo hacía que encontrarme con el mayor error de mi vida. Te hice una lista de las cosas que me debes bajo el título “para cuando no vuelvas” y apunté, entre otras tantas cosas, todo lo que no has hecho y lo que no has dicho para hacerme feliz.

Decidí inventarte, crear a tu imagen y semejanza, con todo lujo de detalles —porque me encantaban tus detalles—, la idea que me haría superviviente de la guerra que se libraba entre mi corazón y mi cabeza. Te creé de lo nuevo y de lo viejo, de lo mío y de lo tuyo. Te sacaba por las noches, antes de irme a dormir, para hacer compañía a un cuerpo frío que se perdía entre las sábanas eternas tejidas con soledad y hielo. Me acostaba a tu lado, como antes, como nunca, y sobrellevaba la tragedia  vital con momentos de felicidad pre oníricos. Mentira todo. Por la mañana me sigo levantando sola, cuidándome sola y animándome sola, como antes, como siempre. Como tiene que ser.




Foto del corto (Be) Cause
 http://www.youtube.com/watch?v=T7i_un5uG54&feature=player_embedded

domingo, 8 de enero de 2012

Disfruta Compartiendo

A veces compartes cosas con la gente inapropiada. Te das cuenta cuando, mientras tu le das un trocito de ti, recibes respuestas que te hacen sentir mal, tanto por el cómo de las respuestas como por el qué. No te culpes. Quizás confiaste ciegamente en qué esa persona podría apoyarte y acompañarte hacia un estado de ánimo mejor. Tal vez fue la única a tu alcance y no tuviste otra opción. Sea lo que sea, fue tu elección. El tema de conversación pudo ser la mayor tontería jamás contada o el problema existencial que te quita el sueño, da igual, aquí y ahora es lo más importante, lo que os mantiene unidos en este intercambio de expresiones, gestos y palabras. Tú esperas algo. Eso es lo peor. Si esperas algo concreto de esa persona, estas perdido. No puedes adelantarte a los acontecimientos. No puedes pretender que actúe tal y como tú prevés y pretendes que actúe. Las personas somos así, impredecibles, cambiantes e inestables. La respuesta en consecuencia de que tú decidas explicarle algo a alguien, es un misterio. Por eso, el objetivo y lo importante de compartir un problema, un pensamiento, una sensación o un miedo con el otro, debe ser el propio hecho de compartir eso, sin más. Disfruta de ese instante y del valor que tiene compartir algo tuyo con el otro. Quítale importancia a su reacción, a su respuesta, a su consejo. Solo así dejarás de decepcionarte. Solo así dejarás de sufrir con lo que pase después.




Fotos de Laura Granero
Diseños de María Pensi

viernes, 6 de enero de 2012

Feliz Día de Reyes

Todos recordamos lo mágica que era esta mañana cuando las preocupaciones aún ni siquiera conocían nuestro nombre. Ilusión era nuestro apellido. Tres personas desconocidas para nosotros, pero expertas en nuestro comportamiento, entraban en nuestras casas libremente para premiarnos con regalos nuestro buen comportamiento.

Con el paso del tiempo sufrimos un notable cambio, y pasamos de recibir a dar. Éste es un shock que no sienta muy bien al principio, pero que luego gratifica tanto que, el hecho de pensar en alguien y escoger el mejor regalo posible para el, se convierte en placer.

El cambio también pasa por lo que esperamos recibir. De repente lo material se vuelve inservible y carece de valor si no va acompañado de afecto. Lo más importante cuando crecemos sigue siendo el cariño, el mismo que necesitábamos de niños. Un abrazo inesperado, unas palabras amables o un te quiero caen más profundo que cualquier objeto que puede caer en el olvido rápidamente.

Este año me han regalado el premio del blog del día donde me conceden una entrevista. Podéis verla en este link: http://www.blogdeldia.org/2012/01/efecto-para-que

Mil gracias por la oportunidad.



En mi casa hay muchos regalos, si, pero también hay mucho amor


miércoles, 4 de enero de 2012

El cambio, la película de Wayne Dyer

Lo que crees que es dulce un día será amargo. Lo que crees que te conviene se tornará en tu contra. Lo que tragabas con facilidad se te atragantará sin previo aviso, y ya nada volverá a ser como antes.
Es triste ver como algo se va, como lo que una vez fue tuyo ya es de otro y como lo que antes era si ahora es no. "Lo que en la mañana era verdadero, en la tade será falso". Nos arraigamos demasiado a cosas, personas y momentos de los cuales nos volvemos dependientes. Hay que tener presente la palabra “desapego” en su justa medida, sobretodo en los momentos difíciles, cuando hace falta decir adiós.

Hubo un día, en correcto nueve meses, que no necesitaste nada. En el vientre de tu madre sobreviviste, eras feliz. Tú lo eras todo y no necesitabas ninguna comodidad ni lazo emocional exterior. Tan solo tú y tu pequeña inmensidad. Haría falta volver a sentirse único, importante y poderoso para relajar nuestro ego hasta hacerlo desaparecer. Confía en ti, en tu fuerza interior y desecha todo lo superfluo que te cause problemas. Tu estas hecho del bien y del mal, con libre albedrío y suficiencia para equilibrar esos polos.

Os recomiendo que veáis la película “El cambio”, de Wayne Dyer,  para ampliar fronteras y empezar a pensar un poco menos en el ego y dar espacio a nuestro verdadero yo, ese que te pide lo que realmente necesitas y te hace ser más libre. Aquí os la dejo.