miércoles, 18 de enero de 2012

La Vida Pesa



27.643.825 millones de razones hemos creado para huir de nuestro destino perpetuo. Nos hemos empeñado en ver más allá, en crear realidades paralelas, en emborronar a toda costa un final escrito previamente, en escapar. Nos hemos creído Dios. Hemos pretendido ser amados, perfectos, inmortales, ricos, delgados, todo para fuera, todo regido por nuestro ego. Que la vida no es un lugar justo lo sabemos ya desde que supimos que los Reyes Magos siempre estuvieron demasiado cerca, y está bien saber que el día a día es una lucha por no caer, por no ser estafados, un eterno tirón para poder seguir sonriendo de verdad, sin miedo.

Tu papel en la vida es tan simple como tú lo quieras interpretar. Naces, vives, envejeces y mueres ¿Te parece poco?  Sinceramente, me gustaría oír que no. Me gustaría oír que vas a vivir tu larga vida entre ilusiones y proyectos, que tu tiempo va a ser oro que inviertas o regales en busca de la felicidad. Que el respeto— hacia ti, hacia los demás y hacia el planeta— es tu valor fundamental, y que la aceptación es esa traviesa compañera que a veces te visita. También quiero que me digas que la única droga que necesitas es el amor, porfavor. Pero más que oírlo quiero verlo. Quiero ver un entorno que valora lo que tiene y que sabe lo que quiere, y que nos rodeemos de gente positiva que nos haga crecer hacia delante y no hacia atrás, caminando juntos a un futuro mejor.
Para Que no se quede en palabrería, actuemos.



Ilustración por Carlos Sadness

2 comentarios: