miércoles, 4 de abril de 2012

Tardes de Meriendas y Cafés

Nos miramos, y notamos como se sostienen en el aire las partículas del imán que un día descubrió que nuestros cuerpos se pertenecían. A veces, nos cuesta hablar de lo cargado que está el ambiente. Respiramos con dificultad, pero con placer, un aire viciado de química que penetra en nuestro interior provocando a todos los sentidos e invitándolos a despertar, a darse cuenta de dónde y para qué están ahí. La atmósfera pesa y el tiempo se ralentiza. La cámara lenta se apodera de nuestros movimientos en contraposición a nuestros corazones, que ahora palpitan estrepitosamente.



 
Todo lo demás son ya secretos, esos tan nuestros que nunca guardas y que siempre escenificas, porque eres actor en el fondo, porque te encanta imitarte, porque necesitas repetir aquello que una vez te hizo sentir especial; sobretodo porque necesitas compartir esa sensación con los demás. Cada día te veo más grande, y cada día me hago más pequeña, como cuando me miras con esos ojos que no hacen más que enviarme mensajes cifrados. Tú, en cambio, me lees al instante y eso me gusta. Seguiré escribiendo con tu tinta historias que podamos leer y borrar entre nosotros, porque aquí mandamos tú y yo.




Café Pino, cortado y tortitas. 
Pañuelo vintage del Utopic_Sundays y manicura estilo grunge.
Foto en Iphone by Guille Furiase.

1 comentario: