martes, 24 de abril de 2012

¿Tu esto lo sabías?

Te creías tú, pero no es hasta entonces cuando descubres que tu vida no depende exclusivamente de ti. Debiste comprender hace un tiempo que naciste títere de los acontecimientos, sin embargo, te convertirás en un guerrero del tiempo que no deja de sorprenderse. Perderás espontaneidad para ganarla aún con más fuerza cuando verdaderamente sea necesaria. Aprenderás un día, que las normas de este juego es que no hay normas, que conocemos solo dos casillas de este tablero llamado vida y que durante todo el recorrido pertenecemos a expectativas de la inspiración etérea.

Te apartarán del camino tantas veces como quieras arraigarte a el. Tú no mandas. Te aferrarás a lo que conoces por miedo a lo desconocido. Debes saber, también, que tu destino es ese pero, aún sin conocer la forma ni el camino, eres responsable de su espíritu. Para todo ello, para la fatalidad y la gloria, a pesar de no poder manejar los caprichos de tiempo, se nos dotó con la capacidad de elegir. Elegimos cómo tomarnos las cosas. Nuestra paleta de colores es tan amplia como queramos expandirla. Te tocarán alegrías y penas en tu historia, pero solo tú decides de qué color pintas tus fracasos y de qué color pintas tus victorias.





Ilustración de Antonio Garrido
Muchas gracias por este regalito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario