lunes, 3 de septiembre de 2012

Nosotros Somos Reales


El sacrificio trae resultados asombrosamente inesperados. De repente apareces tu, eterno humano oculto bajo pesos innecesarios e indeseables.
Decidimos perder parte de nosotros para dar paso a una persona nueva que había permanecido, paciente, a la espera de poder mostrarse al mundo. Solo unos pocos afortunados llegamos a conocer a nuestro verdadero yo.

Cuando te liberas del lastre del pasado tomas verdadera conciencia de quién eres en realidad y de todo lo que te pertenece. Eres sensible. Sensible. Descubres el dolor, el dolor que cala en lo más hondo de tu ser, y que ese hondo ya no se encuentra tan lejos, ahora es prácticamente palpable. Eres real.

Yo he decidido abrirme a este nuevo mundo, donde los sentimientos y las sensaciones son puros y te penetran por doquier. Aquí es imposible huir porque todo te golpea sin medida y sin compasión. Aquí no escapas de nada, aquí te hundes, aquí triunfas, aquí vives y mueres a la vez. Te conviertes en todo siendo nada y consigues la nada teniéndolo todo.

Esta es la vida que elegimos, en parte fuimos ayudados es cierto, y a partir de aquí la única que permitimos. La de exprimirlo todo hasta la última gota, la de intentarlo hasta el último aliento, la de agarrar y no soltar hasta que duela, hasta que no quede, hasta que ya no se pueda más, hasta encontrar la verdadera vida.



Foto de Alex García
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario