domingo, 23 de septiembre de 2012

Y Que

Que egoísta fui, pensar que no podrías vivir sin mí. Que mentira todo lo que prometí. Que corto todo, que intenso, que desahogo, que utopía. Qué presión creerse único, que alivio sentirse correspondido. Qué mentira.

 
Qué remedio asentir con la cabeza y con el corazón. Que otra opción que aceptar la situación. Qué injusto perder lo que un día ganaste. Qué irónico caer en tu propia trampa. Qué justo recibir tu merecido.

 
¿Qué más decir aparte de adiós? Tantas cosas que tendría que vivir otra vida para poder explicártelas todas al completo. Esta vida me la guardo para mí, para lo que realmente vale la pena, para lo que es de verdad, para lo que existe, para lo que viene y no se va. Pero sobretodo para demostrarme que vale le pena vivirla porque existe algo que se llama amor, y que no es lo que viene siendo, sino mejor.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario