domingo, 17 de febrero de 2013

"TAN BELLOS, TAN FRÁGILES, TAN DESNUDOS"


Cuando la incertidumbre natural iguala en peso a la suma de expectativas impuestas desde fuera, hemos abandonado la adolescencia. Si la sensación de vértigo no mengua con los cambios biográficos, la biología, por su parte, sólo consigue empeorar las cosas. Sexo y amistad empiezan a ser viejos conocidos, se sobreentienden, se miran las cartas sin disimulo. El verbo saludar parece sacar más pulpa del italiano que del español: salutare, decir hola y también decir adiós. Cabe recomponer la historia reciente, que a menudo es toda la historia. Intuir el final de las grandes decepciones puede suponer la mayor de todas. La madurez es una tentación.
Quisiera que alguien dijera de mí:
Ese joven amó con locura
y un día no volvimos a verlo.
Andrés Navarro sobre "La educación Física" de Pablo Fidalgo Lareo.
Escena con Pau Requesens


No hay comentarios:

Publicar un comentario