lunes, 11 de febrero de 2013

Tornar


Arranca’m d’aquest fred que m’allunya de la platja. 
T’enrecordes de quan érem nens i ens miràvem d’aprop i ens amargàvem de la llum i tot era estiu i res era nostre? Els nostres ulls cridaven, brillants, el que la veu no podia i aquesta vivesa atreia la mirada dels demés. Ens creien estàtues de bronze, fills del Déu Ra de carn i ossos. Sobretot érem ossos, ossos desitjant compondre música plegats sota la suavitat d’una manta de plomes estrellades, on ens tornàvem herois poderosos que havien guanyat, un dia més, la batalla al destí.

Érem dos nens convençuts que havien inventat el joc d’estimar-se en secret. Dos flames tremoloses que s’encenen en mitg de la foscor infinita. La felicitat era allò: exprimir l’instant immòbil, una mirada còmplice, una paraula clau, un amagatall fugaç. Eterns fugitius de la realitat poc aprofitada, vam optar per inventar paradisos alternatius que, secretament, se sostinguessin sobre aquesta. Volíem posposar l’inevitable.

Tona nen. Agafa’m de la ma i arrossega’m on tu i jo érem ell i ella per tothom, i sabíem a sal i oloravem a alcohol. Allà on els nostres cossos fonien la nit i el dia, i tot era extrem i tot era nou, i tot era realitat envoltada de mentides conscients. Torna,nen, i porta’m a casa. 






Arráncame de este frío que me aleja de la playa. ¿Te acuerdas de cuándo éramos niños y nos mirábamos de cerca y nos escondíamos de la luz y todo era verano y nada era nuestro? Nuestros ojos gritaban, brillantes, lo que la voz no podía y esa viveza atraía la mirada de los demás. Nos creían estatuas de bronce, hijos del Dios Ra de carne y hueso. Sobre todo éramos huesos, huesos deseando componer música juntos bajo la suavidad de una manta de plumas estrelladas, donde nos volvíamos héroes poderosos que habían ganado, un día más, la batalla al destino.


Éramos dos niños convencidos de que habían inventado el juego de amarse en secreto. Dos llamas temblorosas que se encienden en medio de la oscuridad infinita. La felicidad era aquello: exprimir el instante inmóvil, una mirada cómplice, una palabra clave, un escondite fugaz. Eternos fugitivos de la realidad poco aprovechada, optamos por inventar paraísos alternativos que, secretamente, se sostuvieran sobre ésta. Queríamos posponer lo inevitable.

Vuelve niño. Cógeme de la mano y arrástrame donde tú y yo éramos él y ella para todos, y sabíamos a sal y olíamos a alcohol; allí donde nuestros cuerpos fundían la noche y el día, y todo era extremo y todo era nuevo, y todo era realidad rodeada de mentiras conscientes. Niño, vuelve, y llévame a casa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario