jueves, 10 de julio de 2014

Cásate Conmigo

Cásate conmigo porque nuestras miradas bailan un ritmo inventado, lo creamos juntos ¿recuerdas? Yo lo llamo nuestro himno de vida, que suena al compás del latir de nuestra sangre. Cásate conmigo porque me muero por saber cómo llamas tú a eso.

Cásate conmigo porque si sobrevivo dentro de mi isla desierta es porque tu efímero espejismo hace que cobren sentido cada uno de los segundos de mis días vacíos.Tú haces que me pierda y sólo contigo me encuentro.

Cásate conmigo y no te lo pienses, porque si lo piensas, serás tú la que querrás casarte.No lo pienses porque la mayoría de las veces me aterra lo que piensas, y nunca he sentido mas miedo en mi interior que cuando leo caras desconocidas en tu rostro. 
Cásate conmigo porque quiero morirme sabiéndome tu libro de memoria. Déjame escribirte historias para que tú las vivas.Casémonos para desaprenderlo todo juntos y crear nuestras propias reglas absurdas y combatirlas luego con ese sentido común tuyo que tanto envidio. 
Cásate conmigo que quiero aprender a luchar como tu, y quiero llevar ese aroma a batalla eternamente de mi mano.
Cásate conmigo y convertiré tu halo de puro misterio en la mejor historia jamás llevada a la gran pantalla. Eso te lo juro. 
Cásate conmigo y dejaré que grites, llores, rías y sueñes, siempre que sea a mi lado o delante de mi para que pueda grabarlo. Cásate conmigo porque nadie será capaz de convertir tus brotes de ira en un bálsamo de luz solar con solo una caricia.Cásate conmigo y dividiré el país en dos para regalarte la mitad y dejarte conquistar la otra. 
Cásate conmigo y empápame de tu ser allá donde yo vaya, y que de allá donde yo venga, se sepa de tu inconfundible presencia.Cásate conmigo y haré que cien artistas tallen un trono a mano para la reina que estas destinada a ser. Déjame ser yo quien ponga su hombro para que la reina se apoye y suba todavía más alto si cabe.

Cásate conmigo joder, que yo también tengo miedo de la vida. Cásate conmigo, que sabemos que las verdades duelen y yo estaré ahí para curarlas... Y si te casas conmigo, mi reina, sabes de sobra que no sólo haré el mas dulce amor contigo, sino también haré la mas cruda guerra, para así culminar mi existencia con una reconciliación inolvidable, de esas que se graban sin cámara y de esas que se recuerdan sin memoria.




En colaboración con Alex Viikiingo: http://relatosdelviikiingo.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario