jueves, 30 de octubre de 2014

Au Revoir Chery

Amor amor...que inventaste palabras para teñir verdades... que distraías mi memoria haciendo malabares con el futuro... que jugabas a ser mayor para que yo me sintiese niña... fracasaste en tu intento de intentar que lo intentásemos.

Las cosas no se intentan chery, por eso tú no eres quien querías ser de pequeño y, después de veinte años, sigues queriendo ser quien no eres. Y estas aquí, pero no pisas el suelo que soporta tus pasos perdidos cada día desde hace ya demasiado tiempo. Sigues arrastrándote, y el tiempo se te escurre como gotas que recorren lo que empiezan a ser arrugas en una cara que ves en el espejo... pero no la reconoces, porque tienes miedo de mirarte, porque ese que te mira: te juzga y te odia. Y decides no mirar, y por no mirar no miras ni a tu alrededor y, sinceramente mejor, porque no has sembrado nada y te encuentras en medio de un gran vacío, en un campo yermo y minado donde no sobrevivirías... y no sobrevivirás.

Te mueres querido... y ninguna de esas mujeres, que no son tu madre, sabe hacer la magia que tú necesitas para que ese dolor desaparezca. Amor amor, los héroes moribundos no conquistan princesas prometidas. Te mueres... y de tu muerte nacen flores, chery.






Ilustración Carlos Sadness



miércoles, 29 de octubre de 2014

Mírame al Meñique y Dime que No Me Amas

Paulo Coelho dijo:
 
“Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores; uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos… Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella…
Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderás siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y les impedirán, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejará de intentarlo… Se rendirán y buscarán a esa otra persona que acabarán encontrando.
Pero les aseguro que no pasarán una sola noche, sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más…
Todos saben de qué estoy hablando, porque mientras estaban leyendo esto, les ha venido su nombre a la cabeza.
Se librarán de él o de ella, dejarán de sufrir, conseguirán encontrar la paz (le sustituirán por la calma), pero les aseguro que no pasará un día en que deseen que estuviera aquí para perturbarlos.
Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias.”





Recuerda:


“UN HILO ROJO INVISIBLE CONECTA A AQUELLOS QUE ESTÁN DESTINADOS A ENCONTRARSE, SIN IMPORTAR TIEMPO, LUGAR O CIRCUNSTANCIAS. EL HILO ROJO SE PUEDE ESTIRAR, CONTRAER O ENREDAR, PERO NUNCA ROMPER”.


La Leyenda aquí.